• Mié. Dic 1st, 2021

Market News Wire 24

Últimas noticias de tendencia

Roadkill como los infligidos al Bayern y al Flamengo son la alegría del fútbol – Conejo Valley Observer

PorSusan Jenkins

Oct 30, 2021

Nada de lo ocurrido en la última semana se compara con las derrotas sufridas por los poderosos Bayern Munich y Flamengo.

El 5-0 del Borussia Mönchengladbach para la segunda vuelta de la Copa de Alemania, 3er 0 en los primeros 20 minutos de partido, recordó, eso sí, aquel otro partido que tuvo muchos alemanes en el campo, aunque no tantos como en el Borussia. -Park, a pesar de la destacada presencia del portero Manuel Neuer y Thomas Müller en la selección bávara, por nombrar a los dos que estuvieron en Mineirão.

El Bayern lidera el Campeonato de Alemania, todo apunta a que será diez veces campeón consecutivo esta temporada y nunca había perdido ante Mönchengladbach en la Copa. Jugó completo, con el polaco Lewandowski a cargo del ataque y tuvo derecho a conceder el cuarto gol entre las piernas de Neuer.

¡Un asombro!

De hecho, ¡un asombro !, como dicen los alemanes cuando hablan portugués, más aún porque el Mönchengladbach solo está en la plaza de la Bundesliga.

Menos sorprendente, ni siquiera por esto más aceptable, sucedió en Maracanã en las semifinales de la Copa do Brasil, cuando Flamengo fue atropellado por el Atlético Paranaense. desperdiciado por los cariocas o neutralizado por la bella arquera Santos.

Circunstancias que hacen del fútbol el más espectacular de todos los deportes, capaz de hacer del detalle el factor predominante para definir no solo al vencedor, sino también al verdugo cruel, frío, predominante.

Un gol de penalti al comienzo de la primera parte, como el de Nikão, fruto de la imprudencia del experimentado Filipe Luís. Final de los 45 minutos iniciales, por parte del mismo Nikão, en un contraataque poco común, porque en cámara lenta, cuando el ataque de Paraná aprovechó el lío defensivo del rival.

Para colmo, cuando el Atlético se reducía a diez jugadores, con una jugada también inusual estos días, el zaguero Zé Ivaldo abandonó su área, cedió el balón a Pedro Rocha y corrió al área rival donde lo recibió de regreso y realizó el 3 definitivo. -0, como si se tratara de un pico de los años 1970, un Luís Pereira, sin miedo a ser feliz, “cúbreme la espalda porque ahí voy”.

Perdona a los bávaros y a la afición del Flamengo, ¡pero qué delicia!

Hay pocas dudas sobre la capacidad de reacción del Bayern; Hay muchas preguntas sobre cómo reaccionará el Gávea y será ein staunen, como dicen los brasileños cuando hablan alemán, si contra el Atlético Mineiro el equipo se porta bien.

Lo que está garantizado es un final de año lleno de emociones en cuatro partidos imperdibles: los dos entre At (h) léticos para decidir quién será el bicampeón de la Copa do Brasil, el entre Atlético y Bragantino por la decisión de la Copa Sudamericana y, finalmente, la entre Flamengo y Palmeiras por el tri-campeonato de la Libertadores.

Este último con un doble sentido: el título capaz de redimir todos los pecados de los dos clubes más ricos del país y transformar la depresión en euforia, incluyendo un montón de falacias y, por otro lado, la derrota que profundizará la depresión de aquellos. que regresan de Montevideo sin el Santo Grial.

Todo ello con el acompañamiento de los pasos del Gallo hacia la celebración de la conquista que se esperaba desde hace medio siglo.

A menos que lo imponderable dé una sorpresa más.

1970 ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.