• Vie. Dic 3rd, 2021

Market News Wire 24

Últimas noticias de tendencia

Cinco años después de la tragedia, Chape debe R $ 120 millones y está cerca de la Serie B – Conejo Valley Observer

PorSusan Jenkins

Oct 29, 2021

El descenso no está confirmado, pero Chapecoense ya ha tirado la toalla. Con solo 14 puntos en 28 rondas, la probabilidad de caída de la Serie B es del 99%.

“Este año todavía hay alguna posibilidad, pero es muy remota. Tenemos que ser realistas ”, dice el presidente Gibson Sbeghen.

Dentro o fuera de la cancha, el club aún no se ha recuperado del accidente del avión que llevaba al equipo a la final de la Copa Sudamericana de 2003, en las afueras de Medellín, Colombia. Fueron 71 muertos, entre ellos, 21 jugadores, 14 miembros del comité técnico y nueve entrenadores.

La tragedia cumplirá cinco años el próximo día 28.

Chapecoense estaba en auge en el fútbol brasileño y alcanzó la primera final continental de su historia. Después de eso, los problemas se acumularon. La asociación no tenía ni un centavo de deuda en 2003. Hoy está en números rojos con R $ 99 millones.

El equipo fue degradado a la Serie B en 2017. Al año siguiente, corrió el riesgo de caer en la primera división del Campeonato de Santa Catarina. Logró volver a la élite nacional la temporada pasada, pero ahora una caída es inminente.

La campaña en la actual Serie A es una de las peores del torneo en la era de los puntos de carrera, que comenzó en

. Los 14 puntos obtenidos representan el 14,4% de uso. Es levemente superior a la RN-América de la brasileña de 2003, dueña del peor porcentaje, con un 15%.

Este lunes (1), Chapecoense visita al Corinthians a las 21h28, en Neo Química Arena.

“Regresar a la Serie A en 2020 fue una sorpresa. Nuestra prioridad era no bajar a la Serie C. Subir fue algo inesperado ”, define Sbeghen.

El mandatario reconoce que los problemas de Chapecoense no fueron causados ​​solo por la tragedia, aunque es un factor relevante. El club perdió, en el accidente aéreo, casi todo su elenco profesional y la directiva encargada de gestionar el proyecto que puso al equipo en el mapa del fútbol sudamericano.

Los entrenadores y jugadores que pasaron por el equipo en los últimos cinco años contaron hoja que el cambio también ocurrió en el modelo de gestión y en la filosofía de contratación. El intento de recuperar los resultados del pasado hizo que las tablas dieran pasos más grandes que sus piernas.

El actual mandatario, en el cargo desde enero de este año, admite que dos entrenadores con pasajes en Chapecó en 2019 aún reciben sueldos como consecuencia de convenios laborales.

Nombres que saben cómo se manejaba Chape en el pasado y que podían colaborar más han sido poco utilizados, en la evaluación de las personas que conocen la asociación. Sobreviviente del accidente y exdefensor, Neto se considera cada vez más excluido de las decisiones, a pesar de ocupar el cargo de superintendente.

La gestión del fútbol estuvo centrada en el vicepresidente Mano dal Piva, quien dimitió en agosto, cuando la situación ya era caótica. Amasó poder porque se le responsabilizó de armar el elenco que regresó a la Serie A, en 2020. Se usaba en las principales ciudades del país, pero con la posibilidad de crecer en Chapecoense, fue abandonado.

Este lunes, el equipo estará dirigido por Felipe Endres. Es el quinto entrenador del equipo de la temporada.

En enero de este año, el elenco se negó a entrenar debido a los salarios atrasados. En septiembre, Chape cerró una recaudación de fondos virtual cuyo objetivo era recaudar R $ 99 mil para paliar la situación financiera. R $ se obtuvieron 14.300.

Sbeghen ahora también debe pensar en la caída en la recaudación de derechos de transmisión. Si en la élite se reciben entre R $ 30 millones y R $ 30 millones, en la Serie B la cifra se reduce a alrededor de R $ 8 millones.

Aún existen disputas legales con los familiares de las víctimas del accidente. Este jueves (28), el Juzgado de Trabajo de Chapecó ordenó al club pagar R $ 14 millones por los herederos del defensa William Thiego. El monto se refiere a dolor y sufrimiento, daños materiales y otros asuntos financieros.

“Además, tuvimos años atípicos. En 2017, contamos con la ayuda de otros clubes. En 2019 ocurrió la pandemia, que fue muy mala para las finanzas. Este año también es atípico porque la temporada es más corta. Hay restricciones presupuestarias ”, explica el presidente.

“Cambiamos una estrategia que había estado funcionando. Fue una fórmula de personas voluntarias, en un modelo más asociativo. Cuando ocurrió el accidente, perdimos la experiencia y el conocimiento de estas personas. Volvemos a esto para reconstruir Chape ”, completa.

La próxima carta podría ser la transformación en una sociedad anónima. Chapecoense creó una comisión para evaluar el asunto.

“Es una nueva era para el fútbol brasileño. Para nosotros, es una de las formas ”, dice Sbeghen, reconociendo que 2022 también será un año difícil.